• Facebook App Icon
  • Twitter App Icon
  • Google+ App Icon

DIA #4 -MI DECISION DE SUMISION

February 9, 2018

     

 

Día #4

Sentí como si estuviera cargando toda la casa sobre mis hombros. El yugo era pesado. Llegó el momento en que necesitaba elegir "Vida o muerte".

Esta vez, elegí "¡Vida!"

 

Dios nos llamó a ir a un colegio bíblico en Columbus, Ohio. Ambos fuimos aceptados, pero no teníamos el dinero para nuestra matrícula. Un día, la iglesia en Ohio hizo un picnic. Mientras mi familia estaba disfrutando el picnic, caminé hacia la parte posterior del edificio y comencé a orar. Estaba suplicandole a Dios por el dinero, cuando de repente un carro loco se estacionó frente a mí. Una señora salió del carro y me preguntó: "Disculpa, ¿por qué estas llorando?" "No estoy llorando, estoy orando". Respondí. Ella continuó, "¿Por qué estás orando?"

 

Le conté nuestra historia de cómo Dios nos envió al Colegio Bíblico y estábamos creyendo por el dinero para la matrícula. Me dio su tarjeta y anotó mi nombre y mi número de teléfono y luego me miró y me dijo: "Acabo de llegar de Virginia, pero ahora voy a regresar". Se subió a su automóvil y se fue. Tres días después, ella me llamó y me dijo: "Ese día cuando escuché tu historia, sobre tu obediencia para confiar en que Dios te proveera, obtuve lo que necesitaba.  La "FE" volvió a mí, y ahora quiero que obtengas lo que tu necesitas. Pagué tu matrícula en el colegio bíblico".

 

En el momento en que colgué el teléfono, miré a mi esposo y le dije: "Ora y ora mucho porque mi matrícula está pagada".

Tengo que confesar que en ese momento, pensé que era más espiritual que mi esposo. Pensé que porque no lo veía a el orando o leyendo la Biblia tanto como yo, entonces él no tenía ninguna relación con Dios.

 

Esa noche estaba durmiendo, cuando sentí como si alguien me tocara la pierna y me sacudiera para despertarme. Abrí los ojos y escuché al Señor decir: "Ven a mi presencia. Necesito darte instrucciones".

Fui a mi sala a orar y lo primero que Dios me dijo fue. "¿Cómo puedes decirles a todos que YO te di ese esposo y lo tratas así?"

Inmediatamente, comencé a pensar en la forma irrespetuosa y deshonrosa con la que siempre trataba a mi esposo. Sabía en mi corazón que yo estaba equivocada. Incluso me sentí mal a veces por verlo sufrir debido a mis palabras y acciones hirientes, pero no sabía cómo controlar mis emociones. Tengo que admitir que por alguna razón disfruté todo el drama y las peleas. Tal vez estaba complaciendo mis deseos pecaminosos, o tal vez porque eso es a lo que estaba acostumbrada toda mi vida.

 

Tenía miedo de soltar mi poder. ¿Cómo podría renunciar a mi control? Empecé a llorar, mis ojos se estaban abriendo. La oscuridad de un pasado hiriente que cegó mis ojos y dañó mi corazón se levantó. Fui honesta con Dios sobre los sentimientos en mi corazón. Nunca tuve a nadie con autoridad sobre mi vida que tuviera que respetar y/o someterme. Con todo eso, continué leyendo mi Biblia y pidiendo ayuda a Dios y Dios me dijo: "Tu esposo es la cabeza. Él es el líder de tu hogar. Él va primero. Antes de ir a las naciones, vete a casa y sé madre y esposa. Puse el dinero de la matrícula en tus manos como una semilla para tu matrimonio. Elige hoy, vida o muerte. Elige la vida".

 

No fue fácil, pero necesitaba elegir la vida y lo hice. En ese momento, me di cuenta de que Dios no me creó del polvo para ser cabeza. Él me creó de la costilla de un hombre (Adam), para que fuera una ayuda idonea. Esta fue la razón por la que no era feliz. Estaba desobedeciendo a Dios al hacer algo contrario a su palabra. Pero mis ojos se abrieron y le pedí perdón a Dios y a mi esposo. Al día siguiente, llamé al colegio bíblico y les pedí que trasladaran el dinero de la matrícula de mi cuenta a la de mi esposo. Así es como el comenzó el colegio bíblico. Meses después, quedé embarazada con una niña. Cuatro meses después de que ella nacio, volví a quedar embarazada con un baroncito (en ese tiempo, pensamos que mi esposo no podía tener hijos porque lo intentamos durante tres años, sin concebir). Me quedé en casa cuidando a mi familia. Después de esta decisión de elegir la vida en mi matrimonio, todo cambió de una manera increíble. ¿Por qué? ¡¡Por mi sumisión y obediencia a Dios!!

 

* Medita en esta palabra hoy: Deuteronomio 30:19

»Hoy pongo al cielo y a la tierra por testigos contra ti, de que te he dado a elegir entre la vida y la muerte, entre la bendición y la maldición. Elige, pues, la vida, para que vivan tú y tus descendientes.

 

Quiero darte mi secreto. ¿Qué me trajo a esto?

* Mi INTIMIDAD con Dios. Estaba desesperada por un cambio. ¿Cuánto tiempo puede una mujer vivir una vida miserable? Necesitaba que Él me enseñara sus caminos. Al leer Sus escrituras, mi mente fue renovada y mi corazón transformado.

 

Preguntas para responder para si misma:

¿Estoy siendo sumisa a Dios siendo sumisa a mi esposo?

 

¿Estoy orando y pidiendo a Dios que me cambie?

 

¿De qué manera soy orgullosa o he sido orgullosa con mi esposo?

 

¿Soy una persona controladora?

 

¿Soy creada por Dios para ser la cabeza o una ayuda para mi esposo?

 

¿Puede Dios cambiar mi corazón?

 

¿Estoy creyendo por algo en mi matrimonio que Dios no puede hacer o cambiar?

 

¿Qué es imposible para Dios?

 

¿Estoy teniendo tiempo a solas con ambos, Dios y mi esposo?

 

¿Qué opción elegiría si Dios me pidiera que eligiera la vida o la muerte en mi matrimonio HOY?

 

EL RETO DE SUMISION DE HOY

Pase tiempo, INTIMIDAD con Dios hoy. Escribe una lista de cosas de las que crees que necesitas el perdón de tu esposo.
 

Please reload

Featured Posts

My son's death to life experience

October 4, 2015

1/1
Please reload

Recent Posts

February 11, 2018

Please reload

Search By Catagories
Follow Us
Please reload