• Facebook App Icon
  • Twitter App Icon
  • Google+ App Icon

DIA #3 -MI DESAFIO DE SUMISION

February 10, 2018

 

 

Día #3

Hubo una "Sala de Guerra" dentro de mi casa, porque todavía cargaba las raíces de mi pasado. No podía entender la dulzura, la paciencia y amabilidad de mi esposo hacia mí. Esto me hizo más miserable y enojada porque nunca había experimentado un hombre como ese. Pensé que a lo mejor el era un hipócrita. Me confundia aún más porque el no actuo "como hombre". No respondió a mis peleas, no me usó, no me gritó o abusó de mí. ¡¡Pensé que algo debe estar mal con él!!

 

Esto siguió y siguió por dos años. Shawn siguió orando y confiando en Dios. Por favor entiéndanme, no estoy diciendo que Shawn fuera un hombre perfecto o un cristiano perfecto. Él también necesitaban cambiar, pero yo era la que necesitaba cambiar más.

 

Lo único que cambió mi corazón y renovó mi mente fue la palabra de Dios. Me vi a través del espejo de Dios, y descubrí que tenía un corazón muy quebrantado. 

 

Me humillé y me arrepentí de mi pecado. Fue doloroso dejar ir el poder y a mis hábitos de controlacion y manipulación. Solía ​​hacer todo a mi manera o no en absoluto. No podía confiar en nadie, especialmente en mi esposo, porque él era muy diferente a mí. No confiaba en sus habilidades. Su forma de ver y hacer las cosas era demasiado calmo, demasiado compasivo y demasiado gentil para un mundo lleno de gente mezquina, enojada y maliciosa. Pensé que eso no funcionaría. Perderemos, nos hundiriamos. Como yo era la más fuerte (en mis propios ojos), Crei que yo sabía mejor cómo lidiar con la vida. Y por lo tanto, pensé que era mejor para nosotros convertirme en la jefa del hogar. Lo gracioso es que no funcionó. Todavía nos estábamos hundiendo en cada área, especialmente financieramente.

 

No tenía idea de lo que verdaderamente es un matrimonio. Quería vivir la misma vida después de casarme que vivi antes de casarme. Ocacione un desastre. No importaba lo que hice o cómo lo hice, simplemente no funcionó.

 

Ha cierto punto, me sentia muy frustrada porque mi manera constantemente de gritarle, faltarle el respeto, y debo confesar incluso arrebatos físicos leves (tirarle cosas). Nada estaba funcionando, al contrario, me sentía muy alejada de él. Noté que mi esposo no solo disconfiaba de mí, sino que también me tenía miedo. 

 

Siempre pensaba en lo que mi esposo necesitaba cambiar. Me enfocaba en sus errores y en nuestras diferencias. Pensé que mi casa y todo lo que había en ella eran unicamente MIOS, y que podría compartirlo con mi esposo si yo queria. ¡No me daba cuenta de que todo era NUESTRO! Estaba haciendo el "matrimonio" a mi manera y no a la manera de Dios porque estaba en el lugar equivocado (como cabeza y no como costilla-ayudanta). No estaba funcionando. Mi enojo, mi falta de perdón, vergüenza y celos se hicieron cada vez más grandes, hasta que me arrepintí desesperadamente (cambié y me alejé de mi pecado) y le pedí a Dios y a mi esposo que me perdonaran.

 

* Medita en esta escritura hoy: Mateo 7: 3

 »¿Por qué te fijas en la astilla que tiene tu hermano en el ojo, y no le das importancia a la viga que está en el tuyo?

 

Preguntas para responder pora ti misma:

¿Qué estoy haciendo mal en mi matrimonio?

 

¿Qué necesito cambiar?

 

¿Estoy leyendo mi Biblia y orando diariamente?

 

¿Estoy viviendo dos vidas?

 

¿Estoy siendo honesta con mi esposo?

 

¿Hay todavía raíces de mi pasado en mi corazón?

 

¿Debo perdonar a alguien de mi pasado?

 

EL RETO DE HOY

Haga una lista de las cosas de las que necesitas arrepentirte que hayas estado haciendo (o hayas hecho) que estén afectando tu matrimonio.

Please reload

Featured Posts

My son's death to life experience

October 4, 2015

1/1
Please reload

Recent Posts

February 11, 2018

Please reload

Search By Catagories
Follow Us
Please reload